Skip to main content

Naturaleza y minorías étnicas en Sapa

Otro lugar sorprendente e imprescindible en la visita a Vietnam es Sapa y el Parque Nacional de Hoang Lien. Aparte de por la belleza natural de la zona, las experiencias que vivimos con los locales siempre quedarán grabadas en nuestra memoria.

El pueblo de Sapa está localizado al noroeste de Vietnam, muy cerca de la frontera con China, a 380 km de Hanoi. A 1500 metros de altitud, es punto de partida de los trekkings que se hacen por la zona. La cordillera de Hoang Lien, extremo este del Himalaya, domina el distrito y alberga la montaña más alta del país, Fan Si Pan (3143 metros sobre el mar).

Después de la experiencia en Halong, decidimos repetir y dejarnos guiar por la agencia Vega Travel. Es posible viajar a Sapa por libre, pero creemos que para atravesar los campos de arroz, seguir las sendas entre los bosques de bambú y entrar en los poblados y comunicarse con la gente, es mucho más fácil hacerlo con un guía local. Saliendo desde Hanoi son varias horas de viaje que compensa hacerlas en trayecto nocturno en autobús o tren. Nosotros escogimos el tren y llegamos por la mañana a la estación de Lao Cai. Lao Cai es la ciudad principal de la provincia, fronteriza con China y a 38 km de Sapa. Nos trasladamos en furgoneta al pueblo de Sapa donde ya nos estaba esperando nuestra encantadora guía Shom. Tras una ducha y un buen desayuno, nos calzamos las botas de goma y emprendimos el trekking entre las montañas de Hoang Lien. No sabíamos que nos esperaban unos 20 km de pendientes que tardamos en completar 7 horas!

El paisaje es único e impresionante. Atravesamos resbaladizas terrazas de arroz, campos de maíz, bosques de bambú, ríos y arboledas. Con subidas y bajadas, zonas más salvajes y otras pobladas, disfrutamos durante horas del camino.

Pasamos por varios poblados de la zona como por ejemplo Y Linh Ho, Lao Chai, Ta Van, Giang Ta Chai o Thanh Kim; habitados por diferentes grupos étnicos. Entre ellos se encuentran los Hmong (52%), un pueblo con una historia tan interesante que se merece como mínimo un post completo. En Sapa también viven Dao (25%), Tay (5%), Giay (2%), Muong, Thai, Hoa y Xa Pho. De los últimos cuatro grupos apenas quedan unas 500 personas. Cada uno posee su idioma y su cultura, muy diferenciados los unos de los otros.

Shom, que es Hmong, nos mostró la utilidad de diferentes plantas como alimento, medicina tradicional, para la construcción o la confección de ropa. Utilizan el cáñamo para tejer y después tiñen las prendas con hojas de índigo. Pudimos comprobarlo con nuestros propios ojos (y manos). Sapa es de las pocas localidades en Vietnam en la que los pueblos siguen vistiendo en el día a día las ropas tradicionales. Cuando le preguntamos por su religión nos explicó que los Hmong son chamanistas. Creen en el mundo de los espíritus y los consideran responsables de muchos de sus males. El chamán del pueblo o de la familia puede sanar o solucionar estos problemas mediante amuletos o técnicas bastante chocantes para nosotros. Vimos niños con grandes amuletos protectores o enfermos con quemaduras o marcas de fuertes pellizcos o pinchazos en las zonas doloridas.

Los habitantes de Sapa son en general muy pobres y se alimentan básicamente de arroz y maíz, por lo que hay campos de cultivo de estos cereales por todas partes. El arroz lo cultivan una vez al año en centenares de terrazas inclinadas (¡y muy resbaladizas!). Cada familia tiene su porción de tierra que cuida laboriosamente. Además, se ayudan unos a otros y cuando termina la jornada se dan las gracias bebiendo juntos vino de arroz. Nosotros fuimos en la época de la plantación por lo que durante los trekkings coincidimos con toda la gente trabajando en las terrazas. Pusimos nuestro granito de arena aprendiendo y ayudando a la familia de Shom en su tierra.

Nos cruzamos también con multitud de animales, muchos de ellos domésticos pero otros algo más salvajes.

Pasamos la noche en la menos turística Giang Ta Chai en la casa de una familia Dao.

Homestay en Giang Ta Chai
Homestay en Giang Ta Chai

Sin lugar a dudas, la visita a Sapa y los trekkings con estancia en una casa de pueblo, es una experiencia inolvidable y totalmente recomendable en la visita a Vietnam.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *