Skip to main content

Angkor y el desaparecido imperio khmer

Camboya es un país con una historia impresionante que por algún motivo es bastante desconocida para la mayor parte del mundo. Hoy en día es fácil viajar a Camboya y  uno de los destinos asegurados es el descomunal complejo de templos de Angkor al costado de la ciudad actual de Siem Reap. Pero, ¿quién construyó estos templos? ¿cuándo? ¿qué fue de sus creadores?

Se considera que la cultura khmer surgió con la fundación del imperio del mismo nombre. El creador del Imperio Khmer fue el rey Jayavarman II que sometió a las tribus circundantes para declararse, con el poder conferido por Shiva, rey-dios (devaraja) del nuevo imperio en el año 802 dC. Para reforzar la imagen de su ascendencia divina, el rey-dios tomó Angkor como la capital del reino y empezó a construir grandes obras religiosas, iniciando una tradición que continuaron sus sucesores durante siglos hasta crear el gran complejo monumental que hoy podemos visitar.

Angkor es el testimonio del inmenso poder y riqueza que acumuló el Imperio Khmer que se extendió durante 7 siglos no sólo en lo que es la actual Camboya si no también en los países vecinos de Laos, Vietnam, Talandia, parte de Birmania y Malasia.

El hinduismo fue la religión dominante hasta el siglo XII, fecha en la que ya habían sido erigidos la mayoría de los templos. Estos se construían siguiendo el concepto simbólico del monte Meru, hogar de los dioses y centro del universo hindú. Los templos representan el ascenso a la montaña sagrada con escaleras muy pronunciadas, mientras que las puntas  y sus característicos remates evocan la cima de la montaña. Los patios son los continentes y los fosos los océanos. Con la llegada del budismo en el siglo XII, los templos se hicieron más horizontales, y las imágenes de Buda reemplazaron a la de los dioses anteriores.

Volviendo a los reyes-dioses del inicio, a Jayavarman II le sucedió su hijo (III) devoto asimismo del dios hindú Vishnú. Posteriormente Indravarman I construyó el primer gran templo de la zona, a finales del siglo IX, en honor al mismo Jayavarman II, el templo de Preah Ko, para el culto de los antepasados de Java y de los espíritus custodios del reino.

Indravarman I también hizo erigir uno de los complejos más grandes y representativos, el de Bakong, que establecería las características arquitectónicas principales de Angkor que permanecerían sin grandes cambios hasta la llegada de la religión budista. Dedicado a Shiva y representación del monte Meru, sirvió como templo central de la ciudad. Indravarman I además impulsó el ascenso del imperio gracias a los sistemas hidraúlicos y de canalización de agua que se diseñaron durante su reinado.

Con la muerte del anterior y tras sangrienta lucha, Yasovarman I se alzó en el trono. En el centro de su nueva ciudad erigió el templo real de Phnom Bakheng, además de otros templos-montañas como los de Phnom Krom y Phnom Bok.

Durante los siguientes 300 años diferentes reyes lucharon por el trono y erigieron sus propios templos-montaña a cada cual más magnífico. A nosotros nos gustó por ejemplo el de Eastern Mebon, erigido por Rajendravarman II, con sus bien conservados elefantes en las esquinas.

Pero fue en el siglo XII, bajo el reinado de Suryavarman II, que se construyó el templo más importante de Angkor, Angkor Wat, el cual se ha convertido en símbolo de la cultura camboyana. Se cree que fue el templo de Suryavarman II pero también su mausoleo ya que se encuentra, a diferencia de los demás, orientado hacia el oeste, la dirección de la muerte según el hinduísmo. También es conocido por albergar más de 3000 apsaras o ninfas celestiales, cada una de ellas única. En las galerías de alrededor del templo central se suceden a lo largo de 800 metros unos elaborados bajo relieves que describen diferentes acontecimientos de la época y del hinduísmo.

Suryavarman II también construyó el enorme templo de Beng Mealea que hoy en día es uno de los más salvajes, con pasadizos y montañas de piedras que se pueden escalar.

El periodo de máximo esplendor de Angkor llegó después con el rey Jayavarman VII. Fue un líder militar que amplió las fronteras del imperio y unificó el reino tras años de guerra y disputas.  Construyó una nueva capital, Angkor Thom (“gran ciudad”) y erigió, ya bajo la religión budista, varios templos en su interior: en el centro Bayón el templo del estado, Ta Prohm en honor a su madre, Preah Khan a su padre, Banteai Kdei, Neak Pean o Ta Som. Lo primero que llama la atención a la entrada de Angkor Thom son las inmensas puertas de 20 metros de altura coronadas por las caras de Bodhisattva Avalokiteshvara mirando fijamente sobre el reino. Las pasarelas de entrada se encuentran flanqueadas por 54 demonios y 54 dioses en lucha.

Ya en el interior de la ciudad antigua, el templo de Bayón es sin duda uno de nuestros preferidos. Desde cualquier ángulo de visión aparecen las enormes caras de Avalokiteshvara, más de 216 rostros de sonrisa fría y enigmática que permanecen inertes durante los siglos. Ta Prohm, el templo a su madre, es muy especial también. Las piedras caídas y pasadizos colapsados han dejado paso a las raíces de los árboles y la naturaleza se fusiona con las ruinas del antiguo gran imperio. Preah Khan se encuentra en mejor estado y es un claro ejemplo de la mezcla de religiones, con la entrada este dedicada al budismo y las otras tres a Shiva, Vishnu y Brahma. El rey Jayavarman VII además hizo carreteras, hospedajes, escuelas y hospitales. Fue un rey respetado y parece ser no tan tirano como los anteriores.

Jayavarman VII fue el último gran rey de Angkor, ya que los que llegaron después no fueron capaces de seguir sus pasos y trajeron con ellos un periodo de decadencia y recesión. Las causas de la disolución del imperio en el siglo XV no están del todo claras. Los historiadores proponen diferentes teorías: las conversiones religiosas entre el budismo y el hinduísmo de los últimos reyes pudieron afectar al sistema social y político de la época, las incesantes luchas de poder internas entre los príncipes khmer, revueltas de los pobres, invasiones siamesas, plagas y teorías medioambientales.

Por un motivo o por otro, la esplendorosa ciudad de Angkor fue abandonada y  tomada por la naturaleza. Puede ser que pequeños asentamientos la poblaran durante algún tiempo pero no fue hasta finales del siglo XIX que fue redescubierta y arqueólogos de diferentes países comenzaron a reconstruirla. Excepción es el gran templo de Angkor Wat que siempre ha sido mantenido por monjes budistas.

La visita a Angkor es por todo esto apasionante. Se puede comprar entrada para 1 día, 3 días o 7 días (20, 40 y 60 USD) y las distancias entre templos pueden recorrerse a pie, en bici, en moto, tuk-tuk o coche. Nosotros nos llevamos una buena idea con la entrada de 3 días, incluidas salida y puesta de sol, y recorrimos Angkor en tuc tuc guiados por el sonriente Dy. Antes de llegar nos llamaba la opción de la bicicleta pero, una vez vistas las largas distancias entre templos, todo lo que ya se camina visitándolos por dentro y el calor que hace en Camboya en abril, creemos que el tuk-tuk es una opción cómoda, rápida y fresca para explorar los templos de Angkor.

Costumbres tradicionales: Hora del té británica

Londres es un destino muy popular y seguro que muchos de vosotros habéis estado alguna vez. Son innumerables las guías, recomendaciones, consejos… que podemos recibir a través de distintas fuentes cada vez que visitamos Londres así que no vamos a hablar sobre la ciudad. Esta vez queremos profundizar un poco más en las costumbres y tradiciones de Inglaterra y vamos a explicaros lo que sabemos sobre la hora del té británica.

Haced un pequeño parón en vuestra rutina diaria si queréis saber desde cuándo y por qué existe la hora del té. It’s tea time!!!

El té de media tarde, que tanto asociamos a la cultura inglesa, es sorprendentemente una tradición relativamente moderna. El consumo habitual de té se remonta en China a tres milenios a.C. El té verde chino se exportó por primera vez a las cafeterías londinenses poco antes de la Restauración inglesa (restauración de la monarquía después de la revolución inglesa). Está documentado que fue en 1557 cuando se sirvió el té por primera vez en el “Garraway’s” de “Exchange Alley”. Este último era un pequeño callejón de una zona residencial de Londres donde se concentraban numerosas cafeterías. Por esos años, el té era consumido por los hombres de las clases altas y mercantiles y se discutían los usos medicinales de esta bebida exótica y su “tolerancia por parte de los cuerpos ingleses”.

En 1662 el nuevo rey de Inglaterra Carlos II se casó con la portuguesa Catalina de Braganza y fue gracias a ella que el té se extendió entre la aristocracia como bebida no alcohólica más que como medicina. Se hizo popular entre los círculos literarios cercanos a la corte y gracias a ella se consintió su consumo libre también entre las mujeres. Por lo tanto, en este punto hay que destacar que el té ya era conocido y ampliamente consumido en otros lugares de Europa. Se cree que llegó por primera vez a París en el año 1636 y rápidamente se hizo popular entre la aristocracia francesa. También se cree que fue una mujer francesa, la Marquesa de Sablière, la que inició la moda de añadir leche al té.

El reinado de Carlos II fue crucial para el crecimiento del comercio del té en Reino Unido ya que fue uno de los promotores de la invasora Compañía Británica de las Indias Orientales. Para el año 1700 se ofrecía té en más de 500 cafeterías en Londres. Su popularidad aumentó todavía más cuando la reina Ana de Gran Bretaña eligió el té como bebida para el desayuno en lugar de la tradicional cerveza. En los años de 1720 el té negro superó al verde en popularidad cuando se le añadieron el azúcar y la leche, algo que no se hacía en China.

Durante la segunda mitad de la época victoriana, con la Revolución Industrial, es cuando ya comenzaron a utilizarse los conceptos de “té alto” (“high tea”) y té bajo” (“low tea” o “afternoon tea”) que hoy en día suelen utilizarse indistintamente pero que tienen un origen y significado diferentes.

Té de media tarde, “afternoon tea” o “low tea”.

Hasta mediados del siglo XIX el té se servía, según la estación del año, como simple bebida refrescante o caliente. La clase alta británica acostumbraba a ponerse a la mesa dos veces al día, en el desayuno y en la cena. Anna Maria Stanhope-Duquesa de Bedford fue la creadora del té de media tarde. Demasiado hambrienta en las horas de la tarde, tomó la costumbre de hacerse servir un surtido de “sandwiches” y pasteles acompañados por una taza de té entres las 3 y 5 de la tarde. Una especie de merienda que le permitía contener su necesidad de saciarse y poder pacientar hasta la cena de la noche. Invitaba a sus amigas a unirse a sus meriendas diarias, sentando el origen de las “Tea Party” organizadas en la corte inglesa. Se convirtió en un evento social para las clases altas bitánicas.

"Tea" por Mary Cassatt, 1880
Low tea

Té alto o “high tea”.

En aquellos tiempos, la clase trabajadora tenía unos horarios y presupuesto diferentes. Las familias obreras terminaban su jornada laboral exhaustos en sus hogares. La cena consistía en todo tipo de carnes, pan, mantequilla, encurtidos, queso y por supuesto té. En su menú nunca aparecían refinados sandwiches, bizcochos o pasteles del té de tarde. Como este tipo de comida (equivalente a la cena) se tomaba en mesas altas en lugar de en las mesas bajas de té, fue denominada “té alto” o “high tea”.

Por supuesto, las clases altas pronto desarrollaron su variación y la denominaron también “high tea”. Era una comida fácil de preparar que solían tomar cuando sus sirvientes estaban fuera o no disponibles. Su “high tea” consistía en una fusión con el té de tarde añadiéndole alimentos como paloma, ternera, salmón y fruta.

hansel-mieth-unemployed-family-around-the-dinner-table
High tea

 

Hoy en día, la gente en Reino Unido bebe té varias veces durante el día; además en los últimos años, el café se ha convertido es una alternativa muy competitiva. El tradicional “Afternoon Tea” ha pasado a ser para los británicos un lujo para ocasiones especiales. Los turistas todavía pueden disfrutar de un clásico té de tarde en hoteles de lujo o en Casas de Té en zonas rurales.

Secretos que esconden las palabras en Barcelona

Barcelona cambia a un ritmo frenético. Es una ciudad viva, atrevida y dinámica. Pero a sus espaldas posee y conserva una historia extensa y cautivadora que muchas veces queda oculta y difícilmente accesible. Por suerte, las palabras perduran en el tiempo y esconden secretos; hoy os desvelaremos algunos de ellos: Secretos que esconden las palabras en Barcelona.

Barcelona

Retrocedemos hasta el siglo VI a.C. con los pueblos íberos que dieron a estas tierras el nombre de Barkeno (Barkeno.png) hasta que en el siglo I a.C. los romanos colonizaron el territorio y fundaron Barcino. Palabra latina que proviene del nombre completo de la colonia romana: Iulia Augusta Faventia Paterna Barcino (IVL· AVG· FAV· PAT· BARCIN·).

Durante la Edad Media se escribió también de otras maneras como Barchinona, Barçalona, Barchelona y Barchenona.

El origen etimológico está bien fundamentado en el topónimo ibérico. Aún así, dos leyendas populares propuestas por historiadores medievales explican el origen de Barcelona de otras maneras:

Una leyenda de origen cartaginés hace provenir el nombre del púnico. Después de la Primera Guerra Púnica, para intentar compensar las consecuencias de la derrota, los cartagineses iniciaron una política de expansión en la Península Ibérica. Según esta hipótesis, Barcelona fue fundada por Amílcar Barca, padre de Aníbal,  en el año 230 a. C., quien también fundó otras ciudades como Alicante. La ciudad fue denominada  Barkenon, Barcelino o Barci Nova en relación a su linaje.

La otra leyenda de origen romano atribuye la fundación de la ciudad a Hércules 400 años antes de la fundación de Roma. Cuando Hércules finalizó su cuarto trabajo, se unió a los argonautas liderados por Jasón en busca del vellocino de oro. Cruzaron el Mediterráneo con nueve navíos hasta que tras una fuerte tormenta, cerca de la costa catalana, uno de los nueve barcos se perdío. Jasón ordenó a Hércules encontrarlo y fue a las faldas de Montjuïc donde halló la Barca Nona (novena barca). El lugar cautivó a los navegantes y, con la ayuda de Hércules y Hermes, fundaron una ciudad con el nombre de la Barca Nona, Barcanona.

 Tibidabo

¿Sabías que el nombre de Tibidabo hace referencia a una escena de la Biblia? Más aún, ¿sabías que Tibi Dabo es una frase demoníaca?

Estamos hablando del punto más alto de la ciudad, a 512 metros de altura, que en la época medieval era conocido como “Puig de l’Àliga” (cerro del águila). En el siglo XVI, al pie de la montaña, se encontraba el Monasterio de San Jeroni y fueron sus monjes los que extrajeron un pasaje del evangelio de San Mateo para dar nombre a nuestro Tibidabo.

«Tibi dabo», en latín significa «te daré» y es lo que el diablo le dijo a Jesús, según la Biblia, mostrándole los reinos de la Tierra desde una gran altura en los siguientes versículos:

  • “…et dixit illi haec tibi omnia dabo si cadens adoraveris me”— “Y le dijo: Todo esto te daré si te postras y me adoras” (Mateo 4:9);
  • “…et ait ei tibi dabo potestatem hanc universam et gloriam illorum quia mihi tradita sunt et cui volo do illa” — “Y le dijo el diablo: Te daré todo el poder y la gloria de estos reinos, porque a mí me ha sido entregado y se lo doy a quien quiero.” (Lucas 4:6).

Por lo tanto, para los monjes, es como si el diablo hubiese estado en la cima del Tibidabo y hubiese intentado tentar a Jesús mostrándole todo el paisaje barcelonés. En una de las vidrieras de la iglesia se puede contemplar esta escena.

Montjuic

Pasamos a hablar sobre otra montaña, a 173 metros de altura, la de Montjuic, que acoge un barrio con el mismo nombre. Son dos los orígenes que se postulan:

La etimología tradicional supone que Montjuich viene de “Monte de los judíos“, en catalán medieval, pues está documentado que en aquella época la montaña albergaba un cementerio judío.

La otra teoría es que Montjuic proviene de la forma latina Mons Iovis, Monte de Júpiter, nombre mencionado por Pomponio Mela en su obra Chorografia: «Inde ad Tarraconem parva sunt oppida Blande, Iluro, Baetulo, Barcino, Subur, Tolobi; parva flumina Baetulo, iuxta Iovis montem Rubricatum in Barcinonis litore, inter Subur et Tolobin Maius».

Se traduciría como: “Desde aquí hasta Tarraco se encuentran las poblaciones de Blande, Iluro, Baetulo, Barcino, Subur, Tolobi; los pequeños ríos Baetulo, el Rubricatus, al costado del Monte de Júpiter, en la costa de Barcino, y el Maius, entre Subur y Tolobi.

Montjuic históricamente, desde su castillo, ha sido asentamiento de borbones, militares y otros opresores que han aprovechado su altura y situación estratégica para bombardear y atemorizar al pueblo. Afortunadamente esos tiempos han pasado y hoy en día es un lugar tranquilo donde se puede pasear y disfrutar de impresionantes vistas del mar y la ciudad.

Mitología de las islas griegas

Apenas ha comenzado el otoño y ya tenemos morriña de verano, ¿vosotros no? Un destino perfecto de verano, tanto por sus playas, sus paisajes, su gastronomía como por su vida nocturna, son las islas griegas. Sin embargo, hoy no hablaremos de sus atractivos turísticos que son bien conocidos, si no de algo más antiguo y fabuloso, hablaremos sobre la mitología de las islas griegas.

Antes de nada, pensamos en islas griegas y nos vienen a la cabeza Míkonos, Santorini o puede ser Creta… pero, ¿sabíais que están catalogadas alrededor de 6000 islas pertenecientes a Grecia de las cuales un centenar están habitadas de forma permanente?

Geográficamente se agrupan en Islas Jónicas al noroeste de la Grecia continental (entre ellas Corfú e Ítaca), Islas Sarónicas muy cerca del continente en el golfo del mismo nombre (entre ellas Salamina), Islas Espóradas “esparcidas” en el mar Egeo, Islas del Egeo Septentrional (entre ellas Lesbos, Quíos y Samos), Islas Cícladas en el centro del Mar Egeo, Islas del Dodecaneso también en el Mar Egeo pero en la costa sudoccidental de Turquía (entre ellas Rodas) y Creta la de mayor tamaño con sus islas menores periféricas, las más meridionales.

Cada isla tiene su historia y su mitología. Nosotros nos centraremos en hablar sobre las que hemos visitado, que son las Cícladas, entre ellas Santorini, Míkonos y Naxos.

Cuenta la leyenda que Míkonos fue el escenario de la batalla entre Hércules y los gigantes, Hércules venció y los gigantes fueron petrificados convirtiéndose en lo que ahora es la isla. Según otra versión fue Poseidón el que mató a los gigantes. Además, se dice que la isla fue nombrada así por el héroe “Mykono”. Según la mitología griega, era hijo de Apolo y significa “isla de la luz” en honor a su luminoso progenitor.

Muy cerca de Míkonos, a menos de media hora de navegación, se encuentra la sagrada isla de Delos. Este pequeño islote de 3.5 km² fue durante siglos lugar de peregrinación, ya que se cuenta que fue allí donde Letos dio a luz a los mismísimos gemelos Artemis, diosa de la Luna y Apolo, dios del Sol. Se construyó un santuario dedicado a Apolo con numerosos templos y edificaciones. En la actualidad, Delos es uno de los yacimientos arqueológicos más destacados de Grecia. Fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1990. La isla no está habitada y no se permite dormir en ella, por lo que la visita hay que realizarla en el mismo día.

De visita obligada es la espectacular Santorini, moldeada caprichosamente al antojo de fuertes explosiones volcánicas, el resultado es una isla de increíble belleza. Dicen que fue creada cuando Eufemo, uno de los argonautas, tiró por la borda un pedazo de tierra que le había dado Tritón. Según la mitología, Cadmos, hijo de un rey fenicio, mientras viajaba a la búsqueda de su hermana Europa raptada por Zeus, se estableció y fundó una colonia fenicia en la isla. Sus descendientes vivieron durante ocho generaciones en la entonces llamada Kallisté (“la más hermosa”). El héroe Theras, descendiente de Cadmos, rebautizó más tarde la isla con su nombre. A raíz de un oráculo, los habitantes de Santorini salieron y fundaron más tarde la ciudad de Cyrene en la actual Libia.

Pasamos a Naxos, la más grande de las Cícladas. Según la mitología griega, Zeus, padre  de los dioses y los hombres, se crió en Naxos, en el monte Zas, escondido de la ferocidad de su padre, Kronos. Se dice también que Naxos es el lugar donde Teseo hizo escala de vuelta a Atenas después de matar al Minotauro. Allí abandonó a la princesa Ariadna, hija del rey Minos, hermana del Minotauro, que enamorada de Teseo lo había ayudado a matarlo. El motivo de este abandono es controvertido: algunas versiones señalan que Teseo la abandonó por su propia voluntad, otros dicen que fue por orden de los dioses para que esta pudiera casarse con Dioniso. Se cuenta también que Dioniso, dios del vino e hijo de Zeus, nació y creció en Naxos con las ninfas. Amó tanto esta isla que repartió fertilidad por toda su tierra, llenándola de viñedos y otras plantaciones.